Audacia


En determinadas circunstancias de la vida, se piensa la juventud como a una hermosa y efervescente jovencita, que corre sin ropas, cabellos al viento, aferrando en una mano toda la audacia posible y en la otra, quizás, un arma.
Podríamos inferir, que la juventud mantiene relaciones íntimas paralelas y, por qué no, simultáneas tanto en el lecho de la audacia como en el de la inconsciencia.
Ahora bien. Qué es la juventud?
Si nos detenemos a pensar que los viejos desconfían de ella porque han sido jóvenes, podríamos pensarla como un estado del espíritu, más que una etapa en la vida.
Lo cierto, es que la meditación continua de cada una de las variables ante una situación, nos conduce a la quietud. Es, entonces, necesario; para una juventud que se precie de tal, pecar de una sana y alegre audacia inconsciente.
De cualquier modo, aún para los espíritus más racionalistas, la juventud seguirá siendo sólo un mal que se cura con el paso del tiempo.

1 comentarios:

Niño Errante at: 10 de mayo de 2010, 14:09 dijo...

La juventud vendría a ser esa etapa en la vida, en que vivimos con el pito parado.
Como en la foto esa que publicaste.
Cordialmente,
Yo.

Con la tecnología de Blogger.